El Árbol del Conocimiento

Publicado por Rodolfo Loyola en February 02, 2011 en General, Seminario etiquetado como , , , , , , , , ,

Algunas ideas sobre el libro de Humberto Maturana “El Árbol del conocimiento: las bases biológicas del entendimiento humano”, Ed. Lumen, 2003.
El mensaje central de este libro, desde mi perspectiva, es una explicación de por qué nosotros, seres humanos, hacemos lo que hacemos.
La lectura puede no ser sencilla y en una primera lectura podemos perder dicho mensaje; sin embargo, una lectura cuidadosa y reflexiva nos permite tener elementos para que en nuestra vida cotidiana encontremos la lógica detrás de las conductas que observamos.
Los dos aforismos que plantea el autor: todo lo dicho es dicho por alguien y todo hacer es conocer, pueden parecer triviales; sin embargo, nos dan la clave para entender el planteamiento que los seres humanos estamos determinados estructuralmente.
Si el vivir es un proceso de adaptación al medio, nuestra estructura se modifica con cada interacción y, entonces, aprendemos.
Otro punto muy importante que nos debe llevar a una reflexión es que ante cualquier circunstancia, nosotros hacemos solo lo que nuestra estructura nos permite en ese momento.
Recordemos que nuestra estructura actual es el producto de nuestro vivir: todas las experiencia que hemos vivido han modificado nuestra estructura. Así pues, lo que una persona hace en una determinada circunstancia es solamente lo que puede hacer.
Las implicaciones de lo anterior son muy relevantes para la vida organizacional ya que la conducta es una respuesta estructural a los estímulos del medio; entonces, como responsables de una organización o parte de ella, podemos cambiar el medio y, entonces, podremos tener una conducta diferente.
Por ejemplo, si hablamos de participación, esta no se puede dar si el medio no es adecuado y, además, debemos mostrar como se participa. Recordemos que aprendemos de lo que vemos y esto lleva tiempo.
Les recomiendo que vayan a http://www.somosprimates.com/ y vean el video sobre los monos capuchinos y la forma en que la habilidad de comer ciertos frutos.
Otra implicación es la relativa a la certidumbre: nosotros solo vemos lo que vemos; es decir, vemos (percibimos) lo que nuestra estructura nos permite. Así que suponer que otra persona ve lo que veo no se puede sostener.
Así que la conversación es un medio que tenemos para construir una visión del mundo más poderosa que nos permita interactuar con otros de una manera más efectiva para desempeñar la función básica de cualquier organización: coordinar acciones para el logro de un fin común.
Finalmente, una recomendación: si una primera lectura no es suficiente, no duden en volver al texto y, gota a gota, absorber los conceptos e ir a la vida diaria a validarlos.